Pedaleando Lituania, la experiencia Erasmus+ de Ricardo

 In Europa

Hace apenas unos días que aterricé en Valencia después de participar en mi último Youth Exchange. Todavía hoy el grupo de Whatsapp que creamos con todos los participantes echa humo, siguen apareciendo noticias sobre el proyecto en la prensa y mis recuerdos se mantienen como si todavía siguiera allí.

Kaunas, Lituania.

Este era el sitio elegido para un Youth Exchange que, bajo el título Cycle&City, reunió durante una semana a 35 jóvenes procedentes de seis países distintos (Dinamarca, Reino Unido, Polonia, Italia, España y Lituania) para hablar, debatir y compartir ideas sobre el uso de la bici en el entorno urbano.

Y no solo eso: entre los participantes se creó un ambiente casi mágico, aprendimos los unos de los otros, conocimos la preciosa ciudad de Kaunas, devoramos su gastronomía más tradicional y nos llevamos una vivencia difícil de olvidar.

Junto a mí, Go Europe estuvo representada por otros cuatro jóvenes que seguro repetirán experiencia muy pronto.

Entrando en contacto

Las primeras jornadas nos sirvieron para conocernos mejor entre nosotros. Las facilitators hicieron un trabajo genial, creando dinámicas que durarían toda la semana –mención especial a la Gossip Box o a los Secret Friends– y proponiendo juegos para que dejáramos atrás la lógica timidez inicial.

Además, poco a poco también fuimos sabiendo más sobre el proyecto en sí: qué se esperaba de nosotros, la forma de trabajar y los resultados que íbamos a obtener. Así, entre bromas y trabajo en equipo empezamos a hacer nuestras primeras actividades, enfocadas a conocer más sobre las bicis y su adaptación a las ciudades.

Cada país nos encargamos de presentar la situación de este medio de transporte en nuestro país y, entre todos, proponer soluciones para cada caso.

El gran evento

El plato fuerte de este Youth Exchange era ni más ni menos que un evento público para concienciar a la ciudad de Kaunas. Con unos planos muy básicos en papel, metros de cañas de bambú, precinto y bridas, nuestra tarea era construir tres esqueletos del tamaño y la forma de un coche para acoplarlos a las bicis. El plan: circular con ellos por toda la ciudad durante la mañana del sábado, concienciando así a la gente del ahorro de espacio que supone la bici respecto al coche.

El evento –hay que decirlo– fue todo un éxito. Y lo dice uno de los tres que tuvo el privilegio de pedalear por las calles de Kaunas subido en su esqueleto. La gente se paraba a hacernos fotos y vídeos, los coches nos miraban alucinados e incluso la policía nos pidió un selfie (nos fueron escoltando durante todo nuestro camino).

La noticia ha aparecido en varios medios locales e incluso nacionales, hablando sobre el proyecto y la iniciativa de este tipo de actividades.

Como resumen de mi semana en Kaunas, esto no está nada mal. Me dejo miles de cosas: Cultural Nights donde aprender es de todo menos aburrido, paseos nocturnos, confidencias internacionales, experiencias ciclistas increíbles, juegos, dinámicas… y, por encima de todo, un grupo genial de personas que, unidos por un proyecto, hemos podido desarrollar grandes ideas, tener un impacto real sobre la ciudad y vivir una de las semanas más intensas de nuestras vidas.

 

Recommended Posts
¿Hablamos?

hola

Not readable? Change text. captcha txt
Asociación Intercultural Europea